No Hay Barreras en Dios

 

Ayda María Villalobos tiene 21 años y es de La Mesa, Cundinamarca, Colombia. Actualmente está serviendo con IVEP por un año con la organización, Artisan’s Hope en Harrisonburg, VA, EEUU. Eso es una copia de su testimonio, compartido originalmente con la junta de CCM en los EEUU.

"El Espíritu del Señor Soberano está sobre mí, 
Porque el SEÑOR me ha ungido
Para proclamar buenas nuevas a los pobres.
Él me ha enviado para atar a los quebrantados de corazón,
Proclamar libertad para los cautivos
Y liberación de la oscuridad para los prisioneros,
 para proclamar el año del favor de Jehová"
Isaías 61: 1-2.

Quiero decirles que vengo de origen campesino y mis padres son testigos de la violencia. Mi madre es una maestra y en la clase ha visto a sus estudiantes asesinados por negocios asociados con el narcotráfico. Tengo un hermano y crecimos en una finca con mi abuela en una iglesia católica (como es común en Colombia). Cambié a un colegio cristiano (Colegio Americano Menno) cuando tenía 13 años. Un compañero de clase me invitó a la Iglesia Menonita y me di cuenta de que Cristo es real. Parecería imposible encontrar un significado en mi fe, dado mi entorno, pero Dios lo hizo. Dios es quien rompe barreras, incluso barreras increíbles.

Desde pequeña me interese por trabajar con justicia social, dadas las represiones de las minorías, grupos indígenas, mujeres, niños, población LGBTI, eso se ve mucho en un país de costumbre machista como Colombia. Por lo tanto, he optado por la justicia social, incluso en mi juventud. Siempre he estado interesado en esas cuestiones de igualdad, construyendo una sociedad más justa, haciendo el trabajo que Jesús nos confió en nuestra comunidad, con nuestros vecinos, en la cotidianidad.

Es por esto que a lo largo de mi juventud he estado rodeada de increíbles ejemplos de cómo personas salen de su zona de confort, de como Jesús muestra que su gloria es sobre todo nombre, sobre toda situación, sobre toda barrera. Hoy puedo ver como los voluntarios en Artisans’ Hope/ Gift n Thrift se preocupan por la situación de mi país, dulces abuelitos aprendiendo palabras en español. Hoy puedo ver como familias dispuestas a recibir con amor otras culturas aún sin hablar el mismo idioma, hoy puedo ver como líderes Kurdish invitan a ser parte de su baile familiar a una persona de occidente, hoy puedo ver a Dios en ustedes, en lo que hace en nosotros, en la acción que hacemos como Comité Central Menonita.

No hay fronteras. No hay fronteras en Dios.

Me gustaría que pensaran en esta pregunta:

¿Qué barreras existen en nuestras vidas que se sienten demasiado grandes para que podamos romper?

Muchas veces nos olvidamos de que estamos con un Dios que es poderoso. Olvidamos nuestra misión, olvidamos nuestra humildad y tolerancia, olvidamos el privilegio que tenemos de conocer a Dios y la gran responsabilidad que tenemos, “anunciar buenas nuevas a los pobres” para “proclamar la liberación a los cautivos” para “curar corazones heridos”, “Es una gran responsabilidad pero tan maravillosa, no debemos permitir que surjan esas barreras que nos impiden cumplir nuestra responsabilidad como cristianos.

¿Qué pasó en Colombia?

En Colombia, desde 1964, las FARC se convirtieron en una fuerza armada revolucionaria con el objetivo de combatir la pobreza y las injusticias del gobierno contra los grupos campesinos, pero luego se convirtieron. Ganaban dinero con el tráfico de drogas, a costa de muertes, violaciones, robos, ataques, mutilaciones y todo tipo de atrocidades. Como resultado, nació un grupo de “paramilitares” de ultra-derecha dedicados a aniquilar a la guerrilla, independientemente de la sociedad civil. Un guerra complicada entre estos grupos, incluyendo la fuerza publica también, nos ha dado muertes diarias por más de 50 años. En esta historia cada colombiano, sin importar donde se encuentre, ha sido directa e indirectamente víctima de esta guerra.

Tras fracasar los procesos de paz y más de 8 millones de víctimas, se iniciaron nuevos diálogos en el gobierno de Santos en 2012 en La Habana, Cuba. Como resultado, este año se presentó un documento final para terminar el conflicto.

El acuerdo sería válido con el voto de los colombianos para aprobarlo o no. La iglesia menonita trabajó incansablemente para apoyar estos acuerdos, asociándose con organizaciones públicas y privadas, pero muchas iglesias cristianas apoyaron firmemente el “NO” a los acuerdos porque los derechos de las minorías serían restaurados, dentro de ellos los de los grupos LGBT. Los sectores conservadores apoyaron el “NO” dada la probabilidad de que los miembros de las FARC se unan a la vida política del país.

¿Qué paso ahí? ¿Qué haría Jesús? ¿Cuál fue tu ejemplo con los gentiles?

El resultado del plebiscito SI: 49.78% No: 50.21% En las zonas rurales muy afectadas por la guerra prevaleció SI, ciudades y zonas centrales donde no hay violencia la mayoría de las personas votaron NO.

Me siento desamparada y triste cuando estoy lejos y cuando ocurren acontecimientos importantes en mi tierra, cuando escuchas a tus padres llorar desesperadamente por la votación. Cuando escucho una emisora de radio local colombiana, entrevista a un campesino que contesta: Es injusto que debamos rogar a Colombia para que dejen de matar a nuestros hijos.

Es inexplicable.

Pero ese no es el final de la historia. No hay límites incluso después de estos resultados.

Aquí estamos, imágenes de miles de colombianos juntos pidiendo paz, pidiendo no tirar los acuerdos con manifestaciones en todo el mundo. No hay fronteras. Y luego inesperadamente, la comunidad internacional da el Premio Nobel de la Paz como símbolo de apoyo a la construcción de la esperada esperanza de paz.

No hay fronteras. Y continuamos orando y trabajando por esta responsabilidad de trabajar para borrar los límites que hemos creado, desarmando nuestros corazones, reconociendo el valor de la vida misma para nosotros y los demás, como valores importantes, cultivando la cultura del respeto para la vida, incluso en medio de las diferencias de sexo, raza y creencias políticas o religión.

Vientos de paz. Sí, pero al mismo tiempo experimentamos el huracán de la guerra. No sólo hablo de Colombia, sino del mundo en general. Esa es la cruda realidad en la que vivimos, vale la pena el ejercicio de poner todos nuestros esfuerzos en la realidad de un mañana mejor, una paz duradera, con la posibilidad de vivir en medio de las diferencias sin costar la vida de alguien.

Tenemos que humanizar las relaciones entre nosotros, revelar a otros con un enfoque egocéntrico dentro de un sistema en el que algunos ganan y otros pierden. Todos queremos ganar. Necesitamos menos competencia feroz y más solidaridad, compasión, tolerancia, compasión y cooperación entre todos nosotros.

Para que la paz sea posible, tenemos una obligación que nos insta a convertirnos en multiplicadores de acciones pacíficas, creadoras de nuevas oportunidades, en las que, además de la esperanza, las personas se puedan reunir con la paz y el temor sea reducido.

Porque aunque hay muchas más personas no violentas, los violentos nos han acorralado, para hacernos perder nuestra tranquilidad diaria, con un miedo colectivo que nos paraliza y nos silencia.

Te invito en todo lo que haces, todos los días, a tomar el tiempo para mirar a los demás a los ojos, escuchar la música detrás de las palabras del orador, ponerse en sus zapatos, compartir sus sueños, entender sus miedos y descubrir sus capacidades.

Te invito a tener un interés genuino en las personas que están alrededor y son parte de nuestra vida diaria para trabajar juntos, entendiendo que la esperanza es más fuerte que el miedo, que la compasión es más fuerte que la ira y que nuestro compromiso puede exceder cualquier indiferencia. TE INVITO A PEDIR A DIOS QUE AYUDE A RETIRAR TODAS ESTAS FRONTERAS, ANUNCIANDO LAS BUENAS NOTICIAS QUE JESÚS PROCLAMÓ.

Texto publicado originalmente en: Mennonite Central Committee