All for Joomla The Word of Web Design

Noticias

Justapaz Hoy

SUBSCRÍBETE

a nuestro boletín y recibe noticias actualizadas sobre Justapaz

Justapaz Hoy

#Opinión Situación de líderes, lideresas, defensores y defensoras de Derechos Humanos en Colombia

SOS lideresLas siguientes reflexiones hacen parte de un diálogo sobre la situación y las rutas para la garantía de los derechos de los líderes, lideresas, defensores y defensoras de Derechos Humanos en Colombia. Este diálogo fue sostenido entre el equipo de trabajo de la Asociación Cristiana Menonita para Justicia, Paz y Acción Noviolenta –JUSTAPAZ- y Camilo Bonilla, sociólogo de la Universidad Nacional y miembro del área de investigación de Comisión Colombiana de Juristas- CCJ. 

A partir de la firma del Acuerdo de Paz, suscrito entre el gobierno nacional y la guerrilla de las FARC-EP, se ha evidenciado un aumento en los actos que atentan contra la vida y la integridad de líderes, lideresas, defensores y defensoras de Derechos Humanos, según la Defensoría del Pueblo entre el 1 de enero de 2016 y el 22 de agosto de 2018 se han registrado 343 homicidios, de los cuales 84 acaecieron en el departamento de Cauca, 49 en Antioquía, 21 en Norte de Santander y 20 en Nariño[1].

Aunque a la fecha no existe un informe que dé cuenta sobre la sistematicidad y patrones bajo los cuales se han perpetrado los asesinatos a líderes, lideresas, defensores y defensoras de derechos humanos, si podemos socializar algunas consideraciones que se han posicionado en el debate nacional.  

En primer lugar, como lo refiere Camilo Bonilla, los defensores y defensoras que vienen siendo asesinados o amenazados se caracterizan por liderar ejercicios de poder contra hegemónico en lo local[2], relacionados en su mayoría con la defensa de la implementación del acuerdo de paz; la defensa por la tierra y el ambiente; la promoción de procesos de restitución de tierras; la sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito y la reivindicación de los derechos de comunidades afrocolombianas, indígenas, campesinas, víctimas, mujeres y población LGBTI[3].

Por otro lado, como lo señala el Defensor de Pueblo, Carlos Alfonso Negret, se han identificado tres dinámicas en las cuales se viene dado el incremento de los homicidios[4]:

  • La expansión del ELN que ha derivado en enfrentamientos con la Fuerza Pública y otros actores armados (Chocó, Norte de Santander, Cauca, Arauca y Nariño).
  • Una dinámica relacionada con la conformación de disidencias de las FARC EP (Meta, Guaviare, Vichada, Vaupés, Caquetá, Valle del Cauca, Cauca y Nariño).
  • El escenario de riesgo que se describe, es la consolidación de área de dominio de los grupos armados pos-desmovilización (Córdoba, Sucre, Magdalena, Chocó, Antioquia, Risaralda, Caldas, Nariño, Cauca, Valle del Cauca, Putumayo).

Aunque estos son algunos elementos que contribuyen al análisis de la situación, para el programa Somos Defensores, el problema va mucho más allá, puesto que existen otras causas que hay que tener en cuenta; por ejemplo, la ausencia del Estado en algunos territorios, el extractivismo, el narcotráfico, los crímenes de odio, la corrupción, las luchas de otras guerrillas, la presencia de grupos de ascendencia paramilitar, la presencia de cárteles mexicanos y el crimen organizado en zonas dejadas por las FARC.

Teniendo en cuenta la anterior, el Estado colombiano ha adoptado un marco jurídico orientado a regular mecanismos de prevención y protección, sin embargo, la situación que afronta el país ha desbordado la capacidad de respuesta del Estado[5] y en muchos casos las medidas contempladas no responden a las necesidades y características de las comunidades en situación de riesgo.

Otro factor sobre el cual se debe llamar la atención, es el índice de impunidad en los casos de homicidios y amenazas a defensores y defensoras de Derechos Humanos; la Fiscalía General de la Nación afirma que, para julio de 2018, se había avanzado en esclarecer el 49,18% de los homicidios, identificando causas y responsables judicializados[6]; sin embargo como lo señala Camilo Bonilla, estos atentados contra la integridad y la vida se dan en la modalidad de sicariato, por lo tanto las cifras de Fiscalía hacen referencia a la judicialización de los autores materiales, más no a quienes han determinado la comisión de estos crímenes.

Por otro lado, en la dinámica de investigación de la Fiscalía, la Directiva 002 de 2017 señala que en casos de crímenes en contra de defensores y defensoras de Derechos Humanos, se debe optar como primera hipótesis de investigación que estos hechos están directamente relacionados con su ejercicio de defensa de derechos, esta consideración es de gran importancia pues a partir de su cumplimiento se podría identificar el carácter de sistematicidad de estas agresiones, contrario a lo afirmado por el gobierno nacional, al catalogar que estos hechos son producto de “líos de faldas” o “ajustes de cuentas”[7]

 De acuerdo a las reflexiones compartidas, como equipo de Justapaz, consideramos importante trabajar para evitar la naturalización y continuidad de esta situación que ha dejado a múltiples familias y comunidades sumergidas en el dolor, el miedo y la desesperanza. Por ello, es importante que avancemos en:

  • Posicionar en la agenda nacional la situación de líderes, lideresas, defensores y defensoras de Derechos Humanos, articulando estrategias que permitan visibilizar la problemática, partiendo por caracterizar quiénes son y la importancia de su liderazgo en los procesos que acompañan.
  • Articular una política pública de protección y autoprotección, por medio de la cual se regulen medidas de carácter individual y colectivo, teniendo en cuenta un enfoque territorial y diferencial, que proteja y fortalezca los procesos comunitarios que acompañan los líderes y lideresas.
  • Fortalecer mesas de monitoreo de la situación de los Derechos Humanos en los territorios, que cuenten con respaldo y acompañamiento de instituciones gubernamentales e internacionales que garanticen la vida de los líderes y lideresas.
  • Avanzar en las investigaciones por parte de los entes competentes con miras a disminuir los índices de impunidad, articulando dinámicas investigativas que permitan avanzar en la identificación de quienes han determinado la comisión de los crímenes.
  • Desde Justapaz, teniendo en cuenta como principio de la noviolencia, es importante que dentro de las políticas de protección a líderes y lideresas se deje de lado el paradigma de la militarización, puesto que el aumento del pie de Fuerza Pública y el incremento del presupuesto al Ministerio de Defensa nunca dará solución a las problemáticas sociales, políticas y económicas que se viven en los territorios.

Desde nuestro lugar organizativo vemos con gran preocupación la situación actual de los defensores y defensoras de Derechos Humanos, y hacemos un llamado a la protección y cuidado de estas personas que aportan semillas de paz desde su quehacer cotidiano.

Exhortamos al Gobierno Nacional, la sociedad civil, organizaciones populares y socio-eclesiales a seguir protegiendo la vida y recordar que Jesús en el Sermón del Monte, nos exhorta a imitar a Dios:

“Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos… Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.” Mateo 5:43-48

Por: Ángela Caro y Álvaro Peña. Abogados JUSTAPAZ.  

---

[1]Defensoría del Pueblo. Homicidios de líderes sociales y defensores de DDHH. Disponible en:  http://www.defensoria.gov.co/es/public/contenido/7399/Homicidios-de-l%C3%ADderes-sociales-y-defensores-de-DDHH.htm

[2]En ese sentido, los principales liderazgos en riesgo coinciden con líderes comunales (cargos directivos de Juntas de Acción Comunal – JAC, Juntas Administradoras Locales – JAL, Consejos Comunitarios o Cabildos Indígenas) y/o personas que realizaban en sus comunidades u organizaciones acciones diversas de ejercicio y reivindicación de derechos” Castañeda, Franklin. Situación de defensores y defensoras de derechos humanos en Colombia en Cómo protegemos a quienes defienden los derechos humanos en Colombia. Aportaciones de voces expertas en el marco de la implementación del Acuerdo de Paz. p. 13. Disponible en: http://www.oidhaco.org/uploaded/content/article/1666555647.pdf

[3] Situación de derechos humanos y derecho humanitario en Colombia 2016–2017 Informe conjunto de organizaciones de derechos humanos para el Examen Periódico Universal de Colombia. Edición 2017.

[4] Defensoría del Pueblo. Rueda de prensa, marzo 1 de 2018, disponible en: https://bit.ly/2GOkKt2

[5] La FM. UNP reconoce no tener capacidad para proteger a todos los líderes sociales del país. Disponible en: https://www.lafm.com.co/colombia/unp-reconoce-no-tener-capacidad-para-proteger-todos-los-lideres-sociales-del-pais

[6] Fiscalía General de la Nación. Comunicado de Prensa miércoles 31 de julio de 2018.

[7] Castañeda. Op. cit. p.14

JUSTAPAZ EN REDES

Para saber más y al instante... Justapaz en facebook, te acercamos a las regiones.

logo_fundapaz_final_footer.png

Trabajamos por la construcción de una sociedad justa, noviolenta y en paz

A AV Cll 32 No. 14-32 Piso 1 E justapaz@justapaz.orgM PBX 232 60 80

Boletín Justapaz

Suscríbete a nuestro boletín y recibe noticias actualizadas sobre Justapaz

Search

+880 322448500 Beverly Boulevard Los Angeles